iaas paas saas

IaaS, PaaS y SaaS: conoce sus diferencias

Los conceptos de IaaS PaaS SaaS no son muy populares entre la mayoría de la gente. Sin embargo, gran parte de nosotros los utiliza sin saber siquiera que lo hacemos. Son conceptos relacionados al Cloud Computing, nueva terminología que gana peso con el paso de los años. Aquí te los definimos, resaltamos sus diferencias y cómo benefician al usuario.

IaaS, PaaS y SaaS, ¿qué son?

IaaS, PaaS y SaaS son diferentes servicios en la nube, que ofrecen diversas soluciones de Cloud Computing. Estas soluciones involucran alternativas respecto al manejo de los datos y aplicaciones en la nube, ofreciendo alternativas interesantes a las empresas, para el ahorro de inversión en hardware y software.

productos digitales

¿Qué es IaaS?

Cuando hablamos de IaaS nos referimos a infraestructuras como servicio. Pero ¿qué quiere decir esto? Pues que las organizaciones contratan infraestructuras de hardware de un tercero por una cuota mensual. Esto les permite elegir el mejor hardware para sus propósitos, es decir, elegir la velocidad de los procesadores, la memoria RAM y hasta el espacio de almacenamiento.

A la vez, las IaaS proveen sistemas de backups, virtualización de máquinas virtuales, cortafuegos y balanceadores de carga. Las IaaS representan la base de los servicios en la nube, ya que son la parte física de los servicios virtuales.

Ejemplo de IaaS

Microsoft Azure es el servicio IaaS de Microsoft. En este, las empresas pueden contratar un hardware personalizado en cuanto a RAM, CPU, almacenamiento y velocidad de red. De este modo, las organizaciones pueden correr sus aplicaciones sin realizar gastos en hardware.

¿Qué es PaaS?

Las PaaS proveen plataformas como servicios. Es decir, ofrecen hardware y software para la implementación y administración de aplicaciones. En estas plataformas pueden lanzarse herramientas de desarrollo, bases de datos, servicio de inteligencia empresarial, administración de recursos, etcétera.

Es el servicio perfecto para desarrolladores que solo quieren centrarse en la administración de sus aplicaciones. De esta forma, no se preocupan de los recursos físicos y/o virtuales. En definitiva, estas plataformas permiten desarrollar y mejorar aplicaciones en un entorno seguro.

Ejemplo de PaaS

Google App Engine ofrece una plataforma que facilita que los clientes publiquen sus aplicaciones online sin requerir una infraestructura. Gracias a este servicio, los usuarios se centran en configurar y desarrollar sus apps, mejorando el servicio que proveen. A la vez, las PaaS cuentan con un nivelador de carga que aumenta los recursos que las aplicaciones necesitan, por lo que los desarrolladores no se preocupan por la escalabilidad.

¿Qué es SaaS?

IaaS PaaS SaaS

El servicio SaaS ofrece software como infraestructura. Dicho de otro modo, este servicio aloja la aplicación de la organización en servidores externos a cambio de una cuota. En este entorno, cualquier empleado de tu empresa podrá acceder remotamente a las aplicaciones, sin necesidad de descargarlas o instalarlas en sus dispositivos. En pocas palabras, SaaS es un software en la nube.

Con SaaS, tu organización únicamente se centrará en la utilización de los programas necesarios para el funcionamiento de sus servicios. El hardware, las aplicaciones y el sistema operativo son provistos por el proveedor, el que, a su vez, se encarga de su funcionamiento.

Ejemplo de SaaS

Con Microsoft Office 365, los usuarios pueden acceder a las clásicas herramientas, como Word, Excel, PowerPoint, etcétera, desde cualquier sitio y dispositivo. Estos programas se ejecutan en los servidores externos de Microsoft. De este modo, los usuarios solo se ocupan de utilizar las aplicaciones, pero en ningún momento de su instalación o mantenimiento.

Diferencias en cuanto a soporte y seguridad

Como hemos definido, las PaaS y los SaaS se montan sobre una infraestructura como servicio. Es decir, en ambas el usuario se desentiende de la instalación, costes y mantenimiento. A este respecto, las diferencias radican en el soporte y el tipo de mantenimiento.

En las IaaS, el usuario puede acceder al software que ha instalado, mientras que en los SaaS los usuarios no pueden acceder a la configuración. En este caso, requieren del soporte del proveedor de servicios. En cuanto a las PaaS, el usuario puede acceder al software formado por la plataforma de desarrollo.

Respecto a la seguridad, en una IaaS, es el usuario el que tiene que estar pendiente de la instalación y mantenimiento del software, por lo que debe encargarse de su estado. En los entornos PaaS y SaaS, la seguridad y mantenimiento son tarea del proveedor del servicio.

iaas paas saas

Últimas consideraciones

IaaS, PaaS y SaaS son servicios que brindan soluciones pertinentes a millones de usuarios alrededor del mundo. A este respecto, Zerviz apoya a las empresas en su transformación digital, ofreciendo una amplia gama de servicios para automatizar y mejorar la experiencia del cliente. Los servicios de Cloud Computing ganan terreno día con día, pues les ahorran costes y funciones a las empresas de forma significativa. Te invitamos a acceder al servicio en la nube que necesites para mejorar tu organización.

iaas paas saas

IaaS, PaaS y SaaS: conoce sus diferencias

ÚLTIMOS POST
Hablar para muchas personas y que ninguna escuche puede ser como lanzar un mensaje al vacío. La clave está en compartir información, personalizar y llegar a las personas que realmente necesitan tus productos o servicios. ¿Cómo lograrlo? La respuesta está en la segmentación.
Un mensaje personalizado para clientes puede generar una gran diferencia en tu estrategia comercial. La comunicación es la piedra angular de cualquier relación, y establecer una conexión efectiva con tus clientes es fundamental. En este artículo, aprende cómo hacer un mensaje efectivo para tus clientes para que no dejes la comunicación en un segundo plano. Comencemos
Un estudio de imagen de marca es un análisis exhaustivo que busca evaluar la percepción que el público tiene sobre una marca en particular. Va más allá de simples elementos visuales y abarca aspectos emocionales, asociativos y de posicionamiento que influyen en cómo una marca es percibida por sus clientes y el mercado en general. 
La capacidad de retener a los clientes existentes no solo asegura ingresos continuos, sino que también contribuye a la construcción de relaciones a largo plazo y la promoción del boca a boca positivo. Pensando en ello, los programas de fidelización surgen como herramientas poderosas para impulsar la lealtad del cliente. Descubre cómo implementarlo.

¡Contáctanos!

Déjenos un mensaje y nos pondremos en contacto pronto